Bú desde el Sur

Después de una larga jornada por una pradera descarnada, contemplamos ya cayendo la tarde, la gran cordillera que es el portón de suroeste a nordeste del reino de Bú. Frente a nosotros contemplabamos la ininterumpida cadena envuelta en un a suave tela azulada. La montañas aparecen lejanas y como atalaya de lo que nos espera, nos encontramos con el promontorio del Nijed.

A los pies de Nijed, hay un pequeño cementerio, rodeado por una cerca de piedras chatas y grises que apenas llega a la cintura. Siendo pequeño y miserable, apenas destacables en un paisaje, es bien conocido por todos los viajeros. Es un cementerio de aquellos que murieron si ver el reino de Bú y quedaron enterrados allí, sin esperanza alguna. Sin mas losas que las toscas piedras, sin señales de rito alguno, me pregunto quienes fueron los que depositando su esperanza en el viaje, quedarón finalmente atrapados en este lugar sombrío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: